Gandhi tenía una bondad increíble. Uno de sus discípulos, sentía envidia de él y quería matarlo. Un día, el maestro estaba paseando por un camino solitario y desde la cima de una colina, el homicida deslizó una piedra que rodó por la ladera, pero la piedra se trabó con un árbol y se detuvo antes de dar en el blanco. Mahatma reconoció a su agresor, pero no le dijo nada y tampoco lo contó.
Días después, se cruzaron los dos hombres y Gandhi lo saludó con alegría y respeto.


El hombre le preguntó muy sorprendido si no estaba enojado con él.
Gandhi le respondió que no.
¿Puedes decirme por qué no le has dicho a nadie y cómo has hecho para no enojarte conmigo?
Porque ni tú eres ya el que arrojó la roca, ni yo soy ya el que estaba allí cuando me fue arrojada. Debido a que varios de sus seguidores le preguntaban cómo hacía para no reaccionar a las agresiones y a las presiones; un día los reunió y los llevó a un cementerio.
Les pidió que gritaran insultos con todas sus fuerzas. Luego de hacerlo, les dijo que gritaran halagos.
En el medio de ese campo los hombres parecían un grupo de locos.
Luego se sentaron y les dijo que era necesario aprender de los muertos.
Como ellos, había que ser indiferentes a los insultos y también a los elogios. De esa indiferencia podía florecer la bondad.

"Por tanto, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa. Porque si ustedes viven conforme a ella, morirán; pero si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán.
Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar:
"¡Abba! ¡Padre!"

El Espíritu mismo le asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios.
Y si somos hijos, somos herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, pues si ahora sufrimos con Él, también tendremos parte con Él en su gloria" Romanos 8:12-17.

Por la vida, el amor de nuestro hogar nuestro planeta tierra Y del UNIVERSO.
FELILUXOR
FE Y FELICIDAD EN LA LUZ DE ORO
FUNDACIÓN AMONRA CHILE
UNA LUZ EN VUESTRO CAMINO...
A MIS PADRES Y HERMANOS
QUE ESTÁN EN LOS CIELOS Y EN LA TIERRA.
POR UNA ALIANZA FORTALECIDA EN LA CONSERVACIÓN
A LO QUE NUESTRO PADRE DE LOS MUNDOS
NOS HA DADO COMO HERENCIA.
Fiat lux

 

 

 

http://www.criscarbone.com.ar/