Llamad y se os abrirá - Pedid y se os dará

"No solamente vióse adulterada mi palabra hasta en la letra, sino que en su misma esencia la desfiguró el atraso de los hombres, de esos también que la oyeron de mis propios labios.

"No es orar el repetir palabras con el cuerpo doblado hacia la tierra y el semblante cubierto por la máscara de la devoción y de la humildad. "No oraban los escribas y fariseos, por cuanto su lenguaje no era el del alma y sólo es el alma la que hasta el Padre se eleva por el amor.


 

"El que mucho ama ya ha orado; el que desea el bien de. Sus semejantes, ya ha orado también, y el que hace propósito firme de no pecar, dominando la naturaleza carnal, el egoísmo y todas las bajas pasiones, ése ha llamado y se le abrirá, ése. ha pedido y se le dará.

"Pedid así con el alma, elevando el Espíritu hacia Dios por la sinceridad de vuestros propósitos y por el amor que debe reinar en vuestros corazones, así también habréis orado como yo os lo enseñe...


 

JESÚS

COMO DEBE HACERSE Y QUE BUSCAMOS A TRAVÉS DE LA ORACIÓN

Es la comunicación con la fuente Creadora Universal, con nuestro Maestro inefable Dios, a través de la cual estrechamos el vínculo con nuestro Ser Espiritual, visualizamos, atraemos y damos gracias por todo lo que recibimos y disfrutamos con lo que tenemos. Para ello es indispensable la FE, pero la Fe en Acción, la Fe sobrenatural, la que es capaz de materializar nuestros deseos.


Todas estas oraciones, invocaciones, plegarias, declaraciones incluidas en nuestro sitio web cadenas de oración son afirmativas en tiempo presente, positivas, agradeciendo a su vez de antemano por las gracias recibidas y debemos orar en ese espíritu, sentir esa emoción, no sólo lo declaramos en voz alta, sino que lo sentimos en nuestro corazón si no que también nuestro ser sea una hermosa armonía universal que vibra en comunión con el universo y al lograr nuestro objetivo debemos de ser agradecidos por haberlo recibido.
Recuerda siempre, que tus oraciones deben siempre abrir honestamente y sinceramente tu corazón o alma a nuestro Maestro y Creador del universo-Dios. La honestidad y sinceridad es una gracia que corre a través de todas las gracias de Dios Maestro en luz en cada uno de nosotros. La honestidad y sinceridad debería controlar e impregnar todas las acciones de un ser que cree en la divinidad y fuerzas espirituales superiores a través de las diversas jerarquías que existen y están disponible para llegar a ellas todos sin ninguna diferencia. Si nuestras oraciones no son honestas y sinceras, entonces nuestras oraciones no llegarán al corazón del creador del Universo, nuestro Maestro Dios, y la comunicación no establecerá la solución a nuestras peticiones y agobios.

A él clamé con mi boca, y fue exaltado con mi lengua. Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, el Señor no me habría escuchado. Mas ciertamente me escuchó Dios; atendió a la voz de mi súplica” (Sal. 66:17-19).
La honestidad y sinceridad es un factor que es crucial en la oración, para lograr nuestros objetivos, deben ser como fortaleza real desde el fondo de nuestra alma pues las palabras vacías sin sentimiento no tienen valor y menos podrán ser escuchadas, pues son oraciones en palabras vacías sin armonía alguna.
Tú eres mi Señor, maestro y creador del universo; no hay para mí bien fuera de ti. Para los santos que están en la tierra, y para los íntegros, es toda mi complacencia. Se multiplicarán los dolores de aquellos que sirven diligentes a otro Dios. No ofreceré yo sus libaciones de sangre, ni en mis labios tomaré sus nombres”. Salmo 16:2-4.

Y Dios también nos dice: “Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón” (Jer . 29:12, 13).
¿Por qué debe ser la honestidad y sinceridad un factor y elemento esencial en la oración que es aceptable para Dios? porque la honestidad y sinceridad le lleva a abrir su corazón a nuestro Maestro, Creador del Universo-Dios con toda sencillez y a hablarle de su situación claramente sin equívocos (evasivas). La honestidad y sinceridad en la oración estimula su corazón a condenar su pecado sin rodeos, sin ocultar los hechos, intenciones o sentimientos bajo falsas excusas ni disimulos.
Cuando oramos de corazón, clamamos a Dios con ganas sin halagarnos a nosotros mismos o elogiar nuestra justicia.
La honestidad y sinceridad es siempre igual en una persona, ya sea que ore en un rincón a solas o delante de todo el mundo. La honestidad y sinceridad no sabe cómo llevar dos caras diferentes, una para aparentar delante de los demás y otra en un rincón para un momento breve de Dios. Deben estar con él en lo que ellos conocen como el deber placentero de la oración del corazón.
La oración del corazón y del alma que nuestro creador y Maestro Dios reconoce, es aquella oración de sus hijos que va acompañada de honestidad y sinceridad, como una bella armonía creada para conectarse desde el fondo de nuestra alma con el universo de nuestro Maestro y Creador universal a través de sus jerarquías espirituales.
Siempre seamos agradecidos, siempre demos gracias, con gratitud infinita cuando nos comunicamos con Nuestro Maestro y Creador del Universo, Padre, Señor Dios y Dador de todo bien.
 

CADENAS DE ORACIÓN UNA LUZ EN VUESTRO CAMINO.
FELILUXOR
FE Y FELICIDAD EN LA LUZ DE ORO
A MIS PADRES Y HERMANOS
QUE ESTÁN EN LOS CIELOS Y EN LA TIERRA.
POR UNA ALIANZA FORTALECIDA EN LA CONSERVACIÓN A LO QUE NUESTRO PADRE DE LOS MUNDOS NOS HA DADO COMO HERENCIA KARMICA TRABAJANDO EN COMUNIDAD POR LA CONTINUIDAD DE LA VIDA.


En el cristianismo exotérico y esotérico existe un bello ejemplo como modelo de la oración otorgada por Jesús, el Cristo, y en verdad es el más hermoso ejemplo. Sin embargo mucho antes de la Era Cristiana, los Místicos, los Avalares y aquellos a través de quienes la Luz de Dios brilló entre los hombres, supieron por inspiración divina cómo rezar.

Los Místicos y aquellos que fueron tocados con la Luz de la Conciencia Cósmica tenían una comprensión muy definida de los procedimientos de la oración. En el Mundo Occidental de hoy en día, millones de personas han divagado ampliamente en estos procedimientos, y al hacer sus oraciones largas y llenas de peticiones personales, se desilusionan con frecuencia por la aparente falta de eficiencia en sus oraciones o la ineficacia de rezar.

De acuerdo con el punto de vista místico, el rezar a Dios se basa en la convicción de que Dios es omnipotente, está presente en todas partes y dispuesto a escuchar nuestras peticiones sinceras. Esto es todo lo que deberíamos tener en mente al rezar. Sin embargo, la persona promedio al orar tiene en mente algunas suposiciones que lo descarnan al redactar sus oraciones y al aproximarse

El proceso de rezar es un método trascendente de comunión con Dios. Es el contacto personal más íntimo que los seres humanos puedan hacer con su Padre, el Creador de todos los seres. Debemos aproximarnos a este período sublime de comunión con pensamientos puros, pero sobre todo, con una comprensión clara de nuestros privilegios y una ausencia total de cualquier sentimiento de que tenemos algún derecho de pedirle a Dios que nos conceda nuestros deseos.

Los Místicos saben, además, que la oración verdadera se basa en una ley Cósmica y Espiritual. Esta ley es la siguiente: "Busca y encontrarás, toca y se te abrirá". Este antiguo precepto místico significaba que uno debe pedir a fin de recibir, que uno debe extender la mano a fin de obtener el objeto que se le otorga, que debemos expresar nuestro deseo antes de que sea concedido. Para el místico por lo tanto es una unión de mentes. No es una ocasión de suplicas personales, sino para la comunión espiritual. Hay un momento en que el alma dentro de nosotros y las partes mas recónditas y profundas de nuestro ser, conversan con Dios, sagrada, sincera y tranquilamente y expresan los anhelos más profundo de nuestro corazón y mente.

Las oraciones no deberían consistir en una representación categórica de detalles o una lista larga de las cosas que creemos necesitar, sino simplemente la expresión del deseo por las bendiciones divinas.

Desde el punto de vista místico, nuestras oraciones deberían ser expresiones de deseos por la continuación de las bendiciones que Dios nos ha concedido y que El, en su sabiduría suprema, ha considerado apropiadas para nosotros. Siempre deberíamos tener en mente el pensamiento, "Hágase tu voluntad y no la mía". La simple expresión, "Que sea la voluntad del Padre de todos nosotros, que la salud pueda retornar a mi cuerpo", es una plegaria más concisa, honesta y digna que la que demanda o sugiere que Dios cambie la ley que está en funcionamiento ahora en nuestro cuerpo, dejando de lado ciertas condiciones específicas y estableciente oirás, simplemente debido a que esta es la conclusión a la que hemos arribado, siendo por el momento nuestro deseo más grande. Aquél que se vanagloria no debería pedir por la victoria en una oración. Al hacerlo, presume que él, por encima de los demás, debería ser el victorioso en una contienda, que Dios no ha hecho ninguna decisión y está esperando que el hombre presente su dictamen.

Los místicos se acercaban a Dios dispuestos a que cualquiera fuera su suerte en la vida, sería aceptada gustosa y silenciosamente, y todos los dolores y sufrimientos serían tolerados, si ésta era la voluntad de Dios. En muchas de estas plegarias encontramos expresado el pensamiento de que aun los sufrimientos, las tribulaciones y las pruebas de la vida eran agradecidos, ya que sin duda ellos eran el resultado del Plan Divino manifestándose en el individuo para algún propósito final, indudablemente bueno y fructífero.

Aprendan a orar, y hagan de la plegaria un verdadero placer en sus vidas y en la humanidad, ya que los llevará a un contacto más cercano de lo que nunca han estado con el gran Soberano del universo, mientras viven en este plano de existencia terrenal. Lleven a cabo con frecuencia sus Comuniones Sagradas.

Agradezcan a Dios por el aliento de vida y el retorno de la conciencia cuando se levanten en la mañana. Denle las gracias silenciosamente por cada bocado a la hora de comer. Expresen su aprecio para cada placer, cada regalo mundano, cada momento de felicidad y cada recompensa substancial de sus esfuerzos o los esfuerzos de otros. Al cierre del día. entren en la Comunión Sagrada de la oración y expresen su fe y confianza en la guía divina de su alma y conciencia durante la noche, y nuevamente agradezcan por el día y todas las oportunidades que éste trajo para llevar a cabo sus deseos y ambiciones, y de disfrutar de las bendiciones divinas. Hagan de la oración el placer trascendental y sublime de su ser interno más importante, más regocijante, más edificante y beneficioso para todo su ser, que cualquiera de sus experiencias terrenales.

Ustedes encontrarán útiles muchas de las oraciones contenidas en nuestra pagina Web, ya sea por su fraseología exacta o como una guía y ayuda en el aprendizaje de cómo expresar los pensamientos de su alma. Cuanto más oren por ustedes y la humanidad, con la actitud adecuada, más se armonizarán espiritualmente y será más abundante el flujo de las bendiciones que procedan del Cosmos a través del gran amor y misericordia de Dios.




COMPRENDIENDO EL FONDO DE LA ORACIÓN Y SU TRASCENDENCIA SUPREMA Y DIVINA BRINDÉMOSLE ENTONCES A LA HUMANIDAD LA IRRADIACIÓN CONSTANTE PARA QUE NUESTRO PLANETA INGRESE A UN MEJOR ESTADO DE CONSERVACIÓN.

OBSERVEMOS SU ACTUAL ESTADO, SI ES ESO LO QUE DESEAMOS PARA NOSOTROS Y NUESTROS DESCENDIENTES... QUE NOS ESPERA ENTONCES...



TOMEMOS CONCIENCIA DE ELLO

Y EMPIECEN AHORA A UNIRSE A ESTA GRAN CADENA UNIVERSAL DE PURIFICACIÓN Y ELEVACIÓN DE LAS CONCIENCIAS EN OSCURIDAD,
LEVANTEMOS NUESTRAS ALMAS AL CREADOR Y ASÍ LEVANTAREMOS EL ALMA DE LA TIERRA A TRAVÉS DE SUS ELEMENTOS...

ATRÉVETE YA Y NO ESPEREMOS EL MOMENTO DE ACTUAR CUANDO SEA EL INSTANTE EN QUE NI LAS ORACIONES SERÁN OÍDAS...