El niño-Cristo nace el 24 de diciembre hacia la media noche en un pesebre situado en una gruta (caverna).
Astrológicamente, hacia la media noche del 24 de diciembre, en el horizonte oriental se observa a cero grados la constelación de Virgo que empieza a ascender, y diametralmente opuesto al otro lado del Planeta se encuentra el Sol.
Se dice entonces que el Sol, el Cristo-Niño está naciendo de una Virgen, la Constelación de Virgo; esa es la explicación esotérica de por qué se habla del nacimiento virginal el 24 de diciembre a la media noche.
El Niño-Cristo nace en un pesebre, rodeado por la mula y el buey.
El pesebre indica ese lugar humilde, sencillo, natural en donde el Cristo Cósmico se naturaliza para hacer posible el proceso de la generación universal.
La mula y el buey son las pasiones, el instinto, la lujuria que acicatean al ser humano, rodeando al Niño-Cristo, es decir a la Vida Divina que se sumerge en nuestra propia naturaleza para hacer posible los sagrados procesos de la generación universal y de la regeneración y espiritualización n del ser humano.
La caverna está encarnada en nosotros en el sacro-plexo; allí, dicen los orientales, se encuentra "la divina diosa", "la divina madre" llamada por ellos Kundalini, enrollada en tres espiras y media como una serpiente luminosa, esperando ser despertada de su letargo.
Enseñan que solamente cuando esa energía se ha puesto en actividad y se ha elevado, podrá el ser humano convertirse en un dios. En la Biblia dice que Moisés "Hazte una serpiente ardiente y ponla sobre una asta y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, sanará" Núm. 21.8.
La serpiente ardiente es la diosa Kundalini, la divina Madre, como Fuego Creativo del Espíritu Santo.
El asta es la espina dorsal, el sistema nervioso cerebro-espinal, el árbol de Navidad que se llena de luces y de bombillas y de bolas de colores, que son los chakras, los centros de energía luminosos, radiantes que se observan plenos de luz y de color.
El verde y el rojo que son utilizados en Navidad significan la mujer y el hombre, mientras que el color dorado es el Cristo.
El verde, el color de Venus, la mujer; el rojo, el color de Marte, el varón; es decir que el hombre y la mujer comulgan con el Cristo en la época de la Navidad en sus sentimientos, emociones y poder generatriz.
En Egipto el Niño-Cristo es educado en los Misterios Iniciáticos y es enseñado por Grandes Maestros: es éste Mundo Físico con todos sus atractivos materiales de los cuales derivamos dolor, sufrimiento, penas.
Esos son nuestros más grandes y a la vez más benévolos maestros, porque se aprende más del dolor que de la alegría; se aprende más del sufrimiento que del bienestar.
Las buenas épocas no las recuerda tan fácilmente, pero los tiempos de dolor y de sufrimiento no se olvidan jamás.
Uno suele decir: ¡Qué época tan dolorosa! ¡Qué época tan triste! ¡Cuánto sufrí! ¡Qué dolor moral! Son esos "maestros de Egipto" los que nos llevan inexorablemente a la Sagrada Iniciación, es decir, a la conquista de nuestra naturaleza inferior y a la unión con nuestro Yo Superior, el Alter Ego.
El 21 de diciembre el Cristo Cósmico penetra al centro del planeta, en donde se encuentran el cerebro, corazón y sexo del Espíritu Planetario; éste comulga con esa Energía del Cristo Cósmico desde el 21 hasta el 24 de diciembre hacia la media noche, momento en el que esa Energía parece un torrente de Luz como un Sol gigantesco que pareciera que brotara del centro de la Tierra, inundando el planeta con Su Fuerza y Su Poder a toda vida manifestada, siendo los más beneficiados nosotros los humanos.

Si nos hemos estado preparando durante las semanas previas a la Navidad con mística, con castidad de pensamiento, palabra y obra, meditando, interiorizándonos, espiritualizando nuestros vehículos, esa noche será prodigiosa. Muchas personas han logrado llegar a la Iniciación en la media noche del 24 de diciembre.
Es el Cristo interno el que debemos desarrollar, es el Cristo interno el que debemos conquistar y solamente se logra a través de la veracidad, a través de la pureza de pensamiento, palabra y acto, a través del servicio desinteresado.
Esta es una época para servir; por eso en todas las culturas durante este tiempo se dedican a llevar regalos, alimento, ropa, frazadas a los necesitados; es algo del sentimiento crístico que está vibrando en el corazón del ser humano, pero nosotros tenemos que llegar mucho más lejos, debemos entregar de sí lo más que podamos: conocimiento, amor, servicio.
En la Navidad el ser humano que se prepara espiritualmente se llena de una luminosidad espectacular la cual radia por metros y metros.
Esa luminosidad que ha captado de la Energía Crística liberada el 24 de diciembre hacia la media noche puede ser compartida con toda persona que esté sufriendo, con enfermos graves, con personas que sufren de depresión, de angustia, de tristeza, con personas que tiene profundos conflictos, mediante terapias de abrazos.
Se llega a esas personas y puede abrirles una puerta gigantesca para que encuentren su camino, para que encuentren cómo superar las dificultades, las enfermedades, los problemas, las tristezas por las cuales están pasando.

 

EN ESTA NAVIDAD A LA GLORIA DE LOS GRANDES SERES DEL UNIVERSO.
QUE SUS LÁMPARAS DE LOS MISTERIOS MAYORES NOS ACOMPAÑEN HASTA EL FIN DE LOS FINES EN LA CONSTRUCCIÓN DE LA AMADA MANSIÓN DE LA LUZ ETERNA. EN ESTAS FECHAS SON DE UN DESPERTAR DE AMOR Y BUENA VOLUNTAD ÚNETE A NUESTRA CAMPAÑA. . ES NECESARIO TOMAR CONCIENCIA, LA NATURALEZA NOS ENSEÑA CUAN PEQUEÑOS SOMOS ANTE SU PODER Y SU DOLOR. TODOS NUESTROS EGOS Y ORGULLOS SE DESVANECEN ANTE ESTA VERDAD LATENTE EN TODO EL PLANETA. LA DIFERENCIA ESTA EN TI DE AYUDAR A CAMBIAR Y MEJORAR LA NATURALEZA.
POR LA VIDA DE NUESTRO PLANETA TIERRA NUESTRO HOGAR.
AYUDEMOS AL EQUILIBRIO, NADIE ESTA LIBRE HOY EN DIA DE LAS SORPRESAS QUE NOS TIENE LA MADRE NATURALEZA. SALVEMOS NUESTRO PLANETA, PLANTA UN ÁRBOL, PARA VUESTRA SABIDURÍA Y REFLEXIÓN, QUE LA SANTA CONCIENCIA DE LAS ALMAS NOS AYUDE A DESPERTAR Y DARNOS CUENTA LO QUE NOS PUEDE SUCEDER. YO QUIERO A LA VIDA Y ESTE PROYECTO DE VIDA DEL CREADOR.
CREED Y TOMAD CONCIENCIA Y AYUDEMOS DE VERDAD A NUESTRO HOGAR NUESTRO PLANETA TIERRA POR LA VIDA. POR YEHOSHUAH NUESTRO MAESTRO Y SEÑOR
FIAT LUX
FELILUXOR FE Y FELICIDAD EN LA LUZ DE ORO
A MIS PADRES Y HERMANOS QUE ESTÁN EN LOS CIELOS Y EN LA TIERRA.