RECORRIDO HISTÓRICO DEL MARTINISMO

De todas las Órdenes Masónica Iluministas que florecieron en Francia, durante el siglo XVIII, ninguna tiene influencia comparable a aquella que entró a la historia con el nombre de Martinismo.
El surgimiento de esta Organización coincidió con la llegada de Joachim Martinez Pasqually.
Martínez Pasqually, pasó su vida enseñando en las Logias bajo la forma de un rito masónico elevado, un sistema religioso al cual dio el nombre de Elus Cohen o Sacerdotes Elegidos (Cohen en hebreo significa Sacerdote).
Solamente aquellos masones de grado de Elus eran admitidos en los Elus Cohen.
Martínez viajó, de manera misteriosa, por varias partes de Francia, sobre todo por el sur y sudoeste de ese país.
Propagando su doctrina, consiguió adeptos en las Logias de Marsella, Avignon, Montpellier, Narbonne, Foix e Touluse. Finalmente, en 1762 se establece en Bordeaux.
En Bourdeaux, Martinez ingresa en la Logia La Francesa, que era la única de las cuatro logias simbólicas activas en la ciudad en aquel tiempo.
Martinez se empeñó en revivir el entusiasmo de los masones de Bordeaux asegurando la cooperación de varios de ellos, escribió para la Gran Logia de Francia en 1763:
"Instituí un templo en Bourdeaux para la Glória del Gran Arquitecto, incluyendo las cinco órdenes perfectas que administro bajo la constitución de Charles Stuart, rey de Escocia, Irlanda e Inglaterra, Gran Maestro de todas las logias regulares esparcidas sobre la superficie de la tierra, y que están hoy bajo la protección de George William, rey de Gran Bretaña, y bajo la Gran Logia denominada...".
 

En 1770 el Rito de los Elus Cohens contaba con templos en Bordeaux, Montpellier, Avignon, Foix, Libourne, La Rochelle, Versailles, Metz y París. Otro templo estaba presto a abrirse en Lyon, gracias a los esfuerzos del Hermano Willermoz que sería la figura más activa e importante del rito de Martínez.
Martínez no dejó un trabajo escrito completo referente a sus enseñanzas, no obstante se encontraron diversas textos incompletos que son parte de sus enseñanzas referidas a un sistema de pensamiento filosófico, esencialmente una Gnosis Cristiana, que se basan principalmente en los principios doctrinales del trabajo llamado, "El Tratado de la Reintegración de los Seres a sus originales virtudes, poderes y cualidades".
Este trabajo da una interpretación particular de la Creación, de la Jerarquía de Seres, de la Caída del Hombre y de la manera que tiene el Hombre para recobrar su estado original y restablecer sus privilegios.
Martínez de Pasqually considera que el Hombre está en el exilio en esta existencia terrenal privado de todos sus verdaderos poderes.
Por consiguiente, el objetivo principal del hombre debe ser trabajar para ser restaurado a la condición original.
Esto puede lograrse siguiendo ciertas técnicas.
Martinez de Pascualy afirmaba que en cada ser humano había algo divino adormecido y que era preciso revivir.
Según Martínez esta centella divina podría ser inflamada al punto de ser liberados del materialismo.

Sobre tales condiciones el hombre es capaz de adquirir poderes, los cuales le permitirán "comunicarse con seres invisibles, llamados por la Iglesia Ángeles y obtener no sólo una santidad personal, sino también la santidad de todos los discípulos de buena voluntad".
Transformar al hombre de esta forma sería regenerarlo y reintegrarlo gradualmente a su estado original; sería capacitarlo a alcanzar aquel estado perfecto que cada individuo y sociedad debería buscar.
Esta doctrina tuvo un sorprendente suceso en la Gran Logia de Francia, luego comprendió que como resultado de todos los ritos místicos ocurrió una gran adhesión de miembros y se hacía necesario preservar con mucho cuidado y secreto las tareas misteriosas.
Entre los discípulos de Martinez se encotraba el "Filósofo Desconocido",
Louis Claude de Saint-Martin.
Saint-Martin servia como teniente en el Regimiento de Foix cuando oyó hablar de Martinez de Pasqually y del Rito de los Elus Cohen.
Después de retirarse el ejército, se dirigió a Bordeaux donde fue iniciado en los grados de Cohens por el hermano de Balzac.
Saint-Martin era de naturaleza cortes, modelada por una intensa actividad intelectual.
A los pocos años se retiró de las prácticas activas de los Elus Cohen., dedicándose únicamente al estudio del misticismo y espiritualismo.
Ya en París, se vio obligado formar una especie de grupo, puramente espiritual donde se excluían las ceremonias ritualísticas de Magia.
Hasta la Revolución Francesa, Saint-Martín alternaba entre las orientaciones a sus discípulos y los viajes al exterior donde estableció contacto con Jacob Boheme un "Ilumínate".
Saint Martín encontró en los escritos de Jacobo Boheme lo que él buscaba,
la Vía Interior o Vía del Corazón.
En 1803 muere Saint Martín dejando varios adeptos en diferentes países de Europa.
Después de su muerte los discípulos de Saint-Martín esparcieron la doctrina del Filósofo Desconocido en Francia, Alemania, Dinamarca entre otros países.
Fue a través de ellos que en 1880 un ocultista parisino, llamado Dr. Gerard Encause (Papus) tomó conocimiento de la doctrina de Saint-Martín y decidió continuar las enseñanzas.
Con ese objetivo, fundó en 1884 un Orden Mística que llamó Orden Martinista que conserva la línea tradicional que estableciera el Filósofo Desconocido y que llega a nuestros días.
Esparciéndose en los distintos continentes para el desarrollo e iluminación de la humanidad, muchos seres iluminatis se han desplazados por el mundo para dar vida y entrega de sus formulas para el desarrollo de la luz interior en los corazones.



HOY LES RECORDAMOS Y AGRADECEMOS SUS SEMILLAS Y FRUTOS EN BIEN DE LA VERDAD Y LA VIDA.
ESPERANDO SIEMPRE CUMPLIR LOS MAS SANTOS PROPÓSITOS POR LOS QUE ESTÁN Y NOS SEGUIRÁN POR EL BIENESTAR DE UN MUNDO EN LUZ VIDA Y AMOR…


FELILUXOR
FE Y FELICIDAD EN LA LUZ DE ORO
FUNDACIÓN AMONRA CHILE
UNA LUZ EN VUESTRO CAMINO…



El Martinista

Principios fundamentales del Martinismo

Formación Martinista Las Marcas del Martinismo
Ellus Cohem Discurso de Instrucción a un Recién Recibido
Estudios sobre la Francmasonería y el compañerismo Diez Plegarias de Louis-Claude de Saint-Martín
Ventajas de ser Martinista Meditación sobre el Pantaculo Martinista
Breve reseña histórica del Martinismo Explicaciones generales sobre el Martinismo
Principios y estructura del Martinismo Misterios mayores y menores
Un santo Martinista El mensaje oculto de Jesús y Divino Maestro
El Martinismo en América Oración primera
El Martinismo en Chile Los esenios y los manuscritos del Mar Muerto
Simbología de la espada Sermón de la Montaña
Plegaria al Filósofo desconocido El egregor de la Logia
El Martinismo La Orden Martinista
Antigua Orden Martinista Fe, esperanza y caridad. Valores espirituales
El Martinismo y la Iglesia Gnóstica Cristianismo versus Catolicismo
Martinismo y el Movimiento Gnóstico El hombre: Templo de Dios
El Pentáculo Martinista La Oración Louis Claude de Saint-Martín
La Doctrina Martinista Velad-Purifícate-pide-recibe y actúa. Saint-Martín
La Filosofía de el Martinismo Del Cuerpo Glorioso y de las consecuencias de su Caída
Las Huellas en el Martinismo El hombre del deseo
Instrucciones sobre la Iniciación Martinista Mysterium Magnum Jacob Böhme
¿Que es la iniciación Martinista? El Sacerdocio del Hombre Nuevo
YEHOSHUAH El trabajo espiritual
Principios Fundamentales Breve Reseña Histórica y Fundamentos Del Martinismo
Posición Real de la Orden Martinista El Simbolismo de la iglesia interna en el Martinismo
Papus y el Martinismo Esencia del Martinismo
Discurso Iniciático Martinista Explicaciones generales sobre el Martinismo
El Martinismo Ruso Origen histórico de la Orden Martinista
Diez dramaturgias de un filosofo desconocido Martinista Programa Espiritual Martinista
Misterios Mayores y Menores Rene Guenon

Trabajos Martinistas en la noche

Árbol Sephirotico Martinismo
Menú Principal





www.criscarbone.com.ar