DOCTRINAS Y ENSEÑANZAS DEL GNOSTICISMO

Frente a la gran heterogenia del los grupos gnósticos, entregamos una sinopsis bastante general de sus doctrinas y enseñanzas, aunque existen cosas fundamentales que son comunes a todas y que han permitido agruparlos en esta clasificación.
El método de los gnósticos es la alegoría mística (análogo al de Philón); es decir, una representación de una visión o iluminación incomunicable. La única forma que tenían los gnósticos que habían alcanzado esa ansiada gnosis, aunque hubiera sido sólo por breves instantes, para darla a conocer a aquellos que aún no lo habían logrado, pero que estaban en preparación para ello era representar lo experimentado por un cuadro representativo, que en alguna medida expresara aquello inconfesable. Para estos fines de transmisión de lo incomunicable recurrían a los ritos y ceremonias,
tal cual lo realizan la mayoría de Escuelas de desarrollo trascendente,
es la herencia de las Escuelas de los Misterios.
En cuanto a los ritos y ceremonias mencionaré principalmente aquellas que se daban en los grupos gnósticos de tendencia cristiana, aunque si bien éstos a su vez los adaptaron de aquellos provenientes de la cadena iniciática que data de muchos antes del advenimiento de Jesús el Cristo.
Existían cinco clases de misterios, a los cuales se accedía a través de distintas ceremonias o ritos de iniciación, a saber:
El Misterio Bautismal, que consta de tres etapas:
Bautismo por el agua. Solamente a través de este rito el aspirante es asociado al culto gnóstico, aún no era un iniciado completo, sólo era un candidato. Este rito debía ser administrado contando con la total comprensión del candidato.
 

Bautismo por el fuego. Este rito procede de las iniciaciones más antiguas, la iglesia católica lo reemplaza por los gestos simbólicos de la Confirmación. La idea en este bautismo por el fuego era que el Espíritu Santo disuelva y consuma todas las manchas e impurezas.
Bautismo por el aire o viento. Este era el rito final para devolver la limpidez al espíritu y consumir todas las impurezas del alma.
El Misterio de la Eucaristía, la recepción del pan y del vino consagrados. El pan simboliza la letra y el vino la revelación integral. Con esta iniciación se le concede la posibilidad de iluminación directa.
 

El Misterio del Gran Nombre, que cumple el perfecto iniciado. En este misterio se otorga el poder sacerdotal.
El Misterio de las Acciones Neumáticas. Las funciones resultantes de este grado son más bien de un orden psíquico. Este misterio proporcionará el don de la profecía, desarrolla la clarividencia y la taumaturgia.
Los fundadores del gnosticismo tenían una idea muy especial de la divinidad, idea que se oponía a la concepción hebraica. Según ellos el Dios Supremo es llamado Silencio o Reposo. El Trono de las Esferas Elevadas, es el asiento de Su Reino y no tiene ninguna relación con el mundo. Su esencia es la Bondad, el Amor y la Misericordia. Una parte de Su esencia se revela al mundo por las emanaciones, los Eones, poderes celestes. Por debajo del Ser Supremo, colocan los gnósticos el Creador del Universo: El Demiurgo, llamados por ellos también, El Soberano.
 

En sus sistemas el Creador ha sacado el mundo con la ayuda de la sabiduría, de una materia prexistente en la eternidad. Ellos admitían Tres Primeros Principios: El Dios Supremo, El Creador y la Materia. Estos principios han dado nacimiento a todo lo que se encuentra en el mundo de las Inteligencias y de los Cuerpos. Lo que es bueno emana del Ser Supremo, la Ley y la Justicia derivan del Creador, el Mal y la Imperfección provienen de la Materia. A estas tres potencias corresponden tres castas de seres humanos: Los Pneumáticos, hombres de una inteligencia notable, como son los profetas y los representantes de una verdadera gnosis; los Psíquicos, hombres sensuales servidores del Demiurgo; y los Hílicos, hombres terrestres semejantes a los animales.

En la mayoría de los sistemas gnósticos se plantea la necesidad de los seres humanos de liberarse de la influencia del Demiurgo y su hueste jerárquica, denominada generalmente como los archontes, este se considera como el último fin de todo gnóstico, algo que en las sectas cristianas posteriores se le da el nombre de redención. Para este fin el candidato debía irse purificando, de tal manera que el influjo que podría tener el Demiurgo sobre él se perdiera, en palabras gnósticas su condición como ser humano debía pasar de hílico y psíquico a pneumático. Una vez lograda esta tan ansiada liberación del ámbito de influjo del Demiurgo automáticamente se accedía al contacto total y permanente con el Dios Soberano. Son las formas e instrucciones para lograr esta tan ansiada liberación las distintas entre las distintas escuelas o líneas.

Si bien es cierto existió una gnosis judía, la cual se ve completamente retratada en las enseñanzas de la Kabala, en las líneas gnósticas no judías, entre las que se encuentran algunas de tendencia cristiana, es frecuente encontrar que se asocia al Demiurgo los nombres de Yavhe, Jehova y Elohim; postestades a vencer y superar para alcanzar la total liberación e iluminación gnóstica. Por esta razón muchas veces sectas gnósticas se encontraron en franca oposición a los términos doctrinarios del judaísmo y del cristianismo de mayor ascendencia judaica.
A continuación expondré brevemente los conceptos doctrinarios de algunos grupos gnósticos, y así se podrá apreciar lo extrañas y extravagantes que pueden resultar.
La secta de los ofitas o naasitas, adoradores de la serpiente (llamada ofis en griego y naas en hebreo). Consideraban estos gnósticos que la serpiente era una personificación de la sabiduría divina. Ésta se había opuesto al creador material de Adán (en realidad, según la revelación gnóstica, un ángel o divinidad inferior, el Demiurgo sujeto al dios supremo inefable), quien había compuesto al ser humano según una imagen que había descendido del dios verdadero, pero que se atribuía a sí mismo toda la gloria de su creación. Sostenían los ofitas que la posición y el aspecto de nuestro interior (los intestinos), por donde circulan los alimentos que nos dan vida,
manifiestan la escondida sustancia del ser humano -de la misma esencia de la divina- bajo la figura de una serpiente. Pues bien, la serpiente del paraíso fue la primera que enseñó al primer hombre la ciencia del bien y del mal, con lo que se constituyó en la primera fuente reveladora de la gnosis en la historia humana.

La secta de Simón el Mago creía que la primera manifestación de Dios fue por medio de un esplendor perfecto que produjo su reflejo inmediatamente. Simón era este sol de las almas y su reflejo era Elena, a quien llamaba Selene, nombre griego de la luna. Selene cayó al principio de las edades sobre la tierra que el mago diseñara en sus sueños perpetuos. Ella se convirtió en una madre, impregnada por el pensamiento del sol, y dio a luz ángeles en el mundo, criándolos por sí sin hablar de ellos a su padre. Los ángeles se rebelaron contra ella y la aprisionaron en un cuerpo mortal. Fue entonces cuando el esplendor de Dios se vio obligado a su vez a descender para redimir a Elena, y así Simón el Judío se manifestó en la tierra. Tuvo que vencer a la muerte y llevar a su Elena por el aire, seguido por el triunfal coro de los elegidos, mientras el resto de la humanidad fue abandonada en la tierra a ala eterna tiranía de la ángeles.
La secta de Menandro creía que éste era un profeta; y bautizaba a sus prosélitos conun fuego visible que descendía sobre el agua. También prometía la inmortalidad del alma y del cuerpo como resultado de esta inmersión mágica.
Los cainistas decían provenir de la estirpe de Caín, coloca a éste por encima de Abel, ya que simbolizaba la acción y la iniciativa al cambio y la evolución.
Los sodomitas reclamaban el derecho de Essaú y Coré , como los detentores reales de un saber trascendente provenientes de tiempos remotos.
Los valentinianos creían que en el principio había ya una eternidad del ser, el Pleroma, una completa plenitud y armonía. En su centro se encontraba siempre el Padre, perfecto e inconmensurablemente profundo, el que proyecta varios arquetipos como son: la Inteligencia (Nous), la Verdad, la Palabra (Logos), la Vida. la Humanidad y la Iglesia. Estos arquetipos poseen una energía potencial y proyectan a su vez otra serie de arquetipos, y así a medida que se proyectan más, se distancian más del Padre. Uno de los arquetipos, la Sabiduría (Sophia), comienza a desequilibrarse dentro del Pleroma, por tratar de llegar y entender al Padre, este desequilibrio lleva a la Sophia a concebir una sustancia sin forma, pero como proviene del sentimiento de culpa o del desequilibrio, es una sustancia menor, por lo que el Padre ara poder restablecer este desequilibrio decido emitir dos arquetipos más: Cristo y el Espíritu Santo, los que tenían como misión la de enseñar la relación de los contenidos del Pleroma con el Padre. La sustancia sin forma es expulsada del Pleroma, pero Cristo tiene piedad y desciende o sale del pleroma para otorgar el alma y el espíritu a la materia. La Sophia decide crear un Demiurgo que organiza la materia en el cosmos, pero el ser humano posee además el alma y el espíritu que está más allá de lo creado por el Demiurgo, por ello es que despertando el espíritu dentro de él logra entrar al Pleroma nuevamente superando los límites puestos por el Demiurgo.
Los setianos dicen tener el conocimiento que proviene de Set, hijo de Adán y padre de Enoc.
En fin podemos encontrar una serie de otras doctrinas y creencias gnósticas, pero en general en lo ya mencionado podemos encontrar la base de todas ellas.
También es importante mencionar que el movimiento gnóstico además se caracterizaba por el uso de la magia operativa, de hecho son la base de la magia talismánica y operativa que posteriormente se desarrolló en el mediterráneo.

CONCLUSIÓN

los sistemas gnósticos expresan que es posible ingresar a un estado de iluminación directo, y que para ello es necesario purificar la existencia, ya que todos los seres humanos se encuentran sometidos a un entorno ilusorio que sojuzga y adormece el ansia divina que cada persona posee en su interior: el grito de libertad de dios que mora en nosotros. Para ello han definido diversos términos y conceptos, y por ello tenemos que Dios, se encuentra inmutable y totalmente puro, pero ha creado un Demiurgo que es el creador del Universo, y está encargado de diseñar los sistemas de ilusión que pueden mantener a las personas enajenadas a las cosas del espíritu, ya que este Demiurgo es el dios de la materia. Cristo fue enviado a nosotros para redimirnos de la influencia de este Demiurgo y sus huestes jerárquicas, liberándonos de los lazos de a materia y permitiéndonos establecer el contacto directamente con las emanaciones del espíritu provenientes del Dios Padre, esto es la gnosis.
Algunas doctrinas antisemíticas han tenido su origen especialmente en los conceptos aquí vertidos, por ejemplo una de corrientes antisemíticas más recientes y de mayor influencia en el curso de la historia ha sido la del nazismo, el cual tenía sus bases filosófales o trascendentes en aspectos de innegable influencia gnóstica, en las que el dios de los judíos conocido como Jehovah o Yaveh se le identifica con el Demiurgo, y la raza que esta potestad domina (los judíos) sería los llamados a impedir que el resto de la humanidad pueda despertar del sueño que le impone el reino de la materia. Pero también es necesario considerar que muchas doctrinas de liberación o de metas superiores pueden tener desviaciones o simplemente mal interpretaciones.
Sea como sea el gnosticismo aún está vigente hoy en día como método válido de encontrar la liberación y la iluminación, ya que mientras vivamos en una realidad de pares de opuestos, el enfrentamiento entre el bien y el mal se torna inevitable, para de esa lucha y enfrentamiento podamos salir fortalecidos como espíritus triunfantes.
UNA GNOSIS QUE NACE CON LA HUMANIDAD
PROPIEDAD DEL GRAN ARQUITECTO DE LOS MUNDOS

PARA LA PRÁCTICA Y EVOLUCIÓN

DE MENTES BRILLANTES EN LA LUZ…
FELILUXOR


FE Y FELICIDAD EN LA LUZ DE ORO

FUNDACIÓN AMONRA CHILE

UNA LUZ EN VUESTRO CAMINO...


A MIS PADRES Y HERMANOS

QUE ESTÁN EN LOS CIELOS Y EN LA TIERRA.