Los cristales de cuarzo son una ayuda en la meditación, porque ellos tienen la capacidad de superar la confusión y ayudarle a sintonizarse con su Personalidad más Alta.

Tome un cristal que ha sido limpiado y "cargüelo" concentrándose, en sí mismo; luego retenga el cristal a su tercer OJO (entrecejo). Prográmelo con el propósito que Ud. desea lograr. Ud. puede cargar su cristal enfocando sus deseos en la perfección luminosa del cristal. Cuando la energía pasa por un cristal de cuarzo se armoniza y se conserva el balance natural. En términos prácticos, si las energías del usuario del cristal no están balanceadas, habrá una tendencia natural del cristal para corregir y rebalancear las energías que una persona transmite mediante el cristal.

La tendencia natural del reino mineral es crear la armonía y balance perfecto. Esta energía elemental es dirigida principalmente por nuestra voluntad más alta. Nosotros necesitamos solamente sintonizar con ese Personalidad más alta para vivir en la armonía con nosotros mismos, los demás y el mundo.

Use su cristal para que le ayude a lograr un estado mental alterado para acceder información que Ud. no conocería de otra manera. Use el cristal como un dispositivo que enfoca para alcanzar un estado tranquilo, meditativo. Este estado de conciencia alterado, a veces llamado un estado de trance, permite que Ud. pueda hurgar hondamente en el material guardado de su subconsciente para contestar preguntas o para ganar información. Este estado de trance también puede hacerse sensible a ciertas vibraciones etéricas para que Ud. pueda ver el futuro o el pasado.

Los cristales siempre han capturado la imaginación de la gente. La estructura de los cristales es estéticamente grata así como precisa, implicando un orden en el universo que es tranquilizador para la mente humana que busca modelos. Pero los cristales son más que ejemplos hermosos del orden del universo. El poder de los cristales amplifica fuerzas universales que pueden ser usadas para modificar, acumular y dirigir las poderosas energías materiales, psíquicas y mentales.