Podemos elaborar diferentes mezclas con los aceites esenciales para nuestros objetivos mágicos. Pero, debemos tener presente que las proporciones que aquí se incluyen son sugerencias.
Si deseamos seguir paso a paso las indicaciones, debemos tener en cuenta que el primer ingrediente de la lista generalmente constituye el aroma principal. Todos los demás ingredientes habremos de añadirlos en cantidades cada vez más reducidas.

Recordemos:
Añadamos estos aceites esenciales a un octavo de taza de base oleosa (aceite básico).Visualicemos al tiempo que se mezclan los ingredientes y percibamos el aroma que desprenden.
Para obtener resultados, no utilicemos productos sintéticos.
Para la base oleosa podemos utilizar aceites poco perfumados, como el de girasol o el de jojoba.
Otros aceites que se pueden utilizar como base son los siguientes:

Aceite de Almendra
Aceite de Avellana
Aceite de Cártamo
Aceite de Oliva
Aceite de Palma
Aceite de Sésamo

En todas las mezclas es conveniente añadir algunas gotas de aceite de germen de trigo antes de hacer la mezcla, esto evitará que se oxiden los aceites esenciales y que la propia base se vuelva rancia. La única excepción es el aceite de jojoba, ya que en realidad es una cera líquida y no se vuelve rancio.
Debemos elaborar nuestras mezclas en pequeñas cantidades ya que no duran mucho tiempo Todas las recetas requieren de un octavo de taza de aceite base. Para hacer la mezcla colocamos en un recipiente de cristal el aceite base y le añadimos los aceites esenciales según las cantidades indicadas en nuestra receta, a la vez que hacemos una visualización positiva de nuestro objetivo mágico.
Después de añadir todos los ingredientes, giramos nuestro recipiente con suavidad hasta que se haya mezclado el aceite. ¡No lo agitemos!
Los aceites mágicos se deben mantener lejos del calor, de la luz y de la humedad en frascos pequeños de cristal oscuro y etiquetados.
No olvidamos visualizar nuestros objetivos mágicos mientras utilizamos los aceites.
Estas mezclas son poco perfumadas pero funcionan en el sentido mágico.
Como última recomendación, insistiremos en el uso de aceites esenciales genuinos por las siguientes razones:
Porque los sintéticos no funcionan igual.
Porque los sintéticos pueden ser peligrosos para la salud.
Porque los sintéticos no provienen de la tierra.