El uso de los cristales y los aromas dentro de los rituales mágicos, es uno de los aspectos más sutiles de la imaginación.
Para lograr nuestro objetivo mágico debemos seguir los siguientes pasos: Sujetemos el cristal y visualicemos como su energía penetra en nuestro cuerpo a través de la palma de la mano, a continuación aspiremos el aceite esencial y retengamos su energía para lograr la transformación interna.
También podemos poner una gota de aceite esencial en el cristal y llevarlo con nosotros.

Amatista

Necesidad Mágica: amor y conciencia psíquica.
Aroma: Aquilea.

Lepidolita

Necesidad Mágica: espiritualidad y sueños.
Aroma: Cedro.

Crisoprasa

Necesidad Mágica: felicidad y alegría.
Aroma: Azahar

Jaspe Rojo

Necesidad Mágica: protección.
Aroma: Enebro

Cornalina

Necesidad Mágica: sexo y sensualidad.
Aroma: Cardamomo

Aguamarina

Necesidad Mágica: curación y purificación.
Aroma: Eucalipto.

Kuncita

Necesidad Mágica: amor y paz.
Aroma: Ylang-Ylang.

Turmalina

Necesidad Mágica: protección y meditación.
Aroma: Putchouli

Ámbar

Necesidad Mágica: fuerza y curación.
Aroma: Olibano.

Fluorita

Necesidad Mágica: curación y salud.
Aroma: Lavanda

Topacio

Necesidad Mágica: protección y espiritualidad
Aroma: Niaouli.

Ortosa

Necesidad Mágica: amor y conciencia psíquica
Aroma: Jazmín.

Rodocrosita

Necesidad Mágica: energía física y vigor
Aroma: Jengibre

Turmalina

Necesidad Mágica: dinero y éxito.
Aroma: Patchouli

Lapislázuli

Necesidad Mágica: amor y amistad.
Aroma: Palmarrosa

Hermatites

Necesidad Mágica: valor y energía.
Aroma: Pimienta Negra

Cuarzo

Necesidad Mágica: amor, paz y felicidad.
Aroma: Rosa

Malaquita

Necesidad Mágica: dinero y protección
Aroma: Pino

Calcita

Necesidad Mágica: espiritualidad y meditación
Aroma: Sándalo

Cristal de Cuarzo

Necesidad Mágica: transformaciones positivas
Aroma: Romero



   


: